Skip to main content

Ordenanza de la Ciudad de ZARAGOZA sobre “Protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales”

TÍTULO I
Capítulo I
Disposiciones Generales
Artículo 1. Objeto.
1.- Esta Ordenanza tiene por objeto establecer normas que favorezcan el normal desarrollo
de la convivencia ciudadana a la par que sirvan de prevención de actuaciones perturbadoras, que
posibiliten el buen uso y disfrute de los bienes de uso público, así como la conservación y
protección de todas las instalaciones y elementos que forman parte del patrimonio urbanístico y
arquitectónico de la Ciudad de Zaragoza, sean estos públicos o privados, frente a las agresiones,
alteraciones y usos ilícitos de que puedan ser objeto, en el ámbito de las competencias municipales.
Artículo 2. Ámbito de aplicación.
1.- El ámbito de aplicación de las prescripciones de la presente Ordenanza comprende todo
el territorio del término municipal de Zaragoza y quedan obligados a su cumplimiento todos sus
residentes, habituales o de paso, con independencia de su calificación jurídico-administrativa, y
toda actuación individual o colectiva, privada o pública, en las materias reguladas por la misma, que
tenga lugar dentro del término municipal de Zaragoza.
2. Las medidas de protección reguladas en esta Ordenanza se refieren a la convivencia en
comunidad y a los bienes de servicio o uso públicos de titularidad municipal, tales como calles,
plazas, paseos, parques y jardines, puentes y pasarelas, túneles y pasos subterráneos, aparcamientos,
fuentes y estanques, edificios públicos, mercados, museos y centros culturales, colegios públicos,
cementerios, piscinas, complejos deportivos y sus instalaciones, estatuas y esculturas, bancos,
farolas, elementos decorativos, señales viarias, árboles y plantas, contenedores y papeleras, vallas,
elementos de transporte y vehículos municipales y demás bienes de la misma o semejante
naturaleza.
3. También están comprendidos en las medidas de protección de esta Ordenanza los bienes
e instalaciones de titularidad de otras Administraciones Públicas y entidades públicas o privadas
que forman parte del mobiliario urbano de la Ciudad de Zaragoza en cuanto están destinados al
público o constituyen equipamientos, instalaciones o elementos de un servicio público, tales como
marquesinas, elementos del transporte, vallas, carteles, anuncios, rótulos y otros elementos
publicitarios, señales de tráfico, quioscos, contenedores, terrazas y veladores, toldos, jardineras y
demás bienes de la misma o semejante naturaleza.
4. Las medidas de protección contempladas en esta Ordenanza alcanzan también, en cuanto
forman parte del patrimonio y el paisaje urbanos, a las fachadas de los edificios y cualesquiera otros
elementos urbanísticos y arquitectónicos de titularidad pública o privada, tales como portales,
galerías comerciales, escaparates, patios, solares, pasajes, jardines, setos, jardineras, farolas,
elementos decorativos, elementos ornamentales, contenedores y bienes de la misma o semejante
naturaleza, siempre que estén situados en la vía pública o sean visibles desde ella, y sin perjuicio de
los derechos que individualmente correspondan a los propietarios.
Artículo 3. Regímenes específicos.
1. Sin perjuicio de lo establecido en la presente ordenanza, se regirán por sus normas
específicas:
-La venta fuera de establecimiento comercial permanente, en cualquiera de sus
modalidades.
-La colocación de terrazas de veladores en espacios de uso público.
-Las actividades publicitarias.
-El reparto gratuito de publicaciones.
-El uso de las zonas verdes.
-Las actividades generadoras de ruido.
-La tenencia de animales domésticos y/o potencialmente peligrosos.
-La utilización de los bienes adscritos a un servicio público.
2. Losa quioscos y otras actividades sujetas a concesión demanial se regirán, asimismo, por
los respectivos pliegos de condiciones.
Artículo 4. Competencia municipal.
1. Es atribución de la Administración Municipal todas aquellas competencias establecidas
por la legislación estatal y autonómica dentro de las materias que se recogen en el artículo 25 de la
Ley de bases de Régimen local y serán ejercidas, incluidas las recogidas en esta Ordenanza, por los
órganos municipales competentes, bien sea de oficio bien a instancia de parte.
2. La función de policía de la vía pública se extenderá a los pasajes particulares utilizados
por una comunidad indeterminada de usuarios y a los vehículos de uso y/o servicio público.
3. Las medidas de protección de competencia municipal previstas en esta Ordenanza se
entienden sin perjuicio de los derechos, facultades y deberes que corresponden a los propietarios de
los bienes afectados y de las competencias de otras Administraciones Públicas y de los Jueces y
Tribunales de Justicia reguladas por las leyes.
Artículo 5: Actuaciones administrativas.
1.- Las actuaciones derivadas de la aplicación de la Ordenanza se ajustarán a las
disposiciones sobre procedimiento, impugnación y, en general, régimen jurídico y sancionador que
sean de aplicación.
3. En aplicación de las medidas establecidas en esta Ordenanza se estará principalmente al
restablecimiento del orden cívico perturbado, a la reprensión de las conductas antisociales y a la
reparación de los daños causados. Asimismo, se pondrán en marcha medidas de fomento de la
convivencia y el civismo.
Capítulo II
Derechos y deberes ciudadanos
Artículo 6: Derechos ciudadanos.
1.-En el ámbito de esta ordenanza, todas las personas sujetas a la misma tienen derecho a
comportarse libremente en los espacios públicod de la ciudad y a ser respetados en su libertad.
Este derecho es limitado por las normas de conducta establecidas en esta ordenanza
y el resto del ordenamiento jurídico, en particular por los deberes generales de convivencia y
civismo y, muy en especial, por el deber de respetar la libertad, la dignidad y los derechos de las
otras personas.
2.- La ciudadanía tiene derecho al buen funcionamiento de los servicios públicos y, en
concreto, a que el Ayuntamiento, a través de los servicios municipales competentes, vigile
activamente el cumplimiento de las normas municipales y cualquier otra normativa vigente sobre
convivencia ciudadana, y tramite las denuncias que correspondan contra las actuaciones que
supongan infracción a las mismas.
Artículo 7. Deberes.
1. En el término municipal, la ciudadanía está obligada:
a) A cumplir y respetar las normas de uso, comportamiento y de convivencia
establecidas en la normativa vigente y en las Ordenanzas y Reglamentos
Municipales, así como las Resoluciones y Bandos de la Alcaldía objeto de esta
Ordenanza.
b) A respetar la convivencia y tranquilidad ciudadanas. Nadie puede, con su
comportamiento, menoscabar los derechos de las otras personas, ni atentar contra
su libertad o libertad, ni ofender las convicciones y criterios generalmente
admitidos sobre convivencia. Todos deben abstenerse de cualquier conducta que
comporte abuso, arbitrariedad, discriminación o violencia física o coacción de
cualquier tipo.
c) A respetar y no degradar en forma alguna los bienes e instalaciones públicas y
privados, ni el entorno medioambiental.
d)A usar los bienes y servicios públicos y privados, siempre que pueda afectar a un
tercero, conforme a su uso y destino.
2. El Ayuntamiento dará información a los ciudadanos de sus obligaciones y dispondrá los
servicios necesarios para facilitar a los afectados la interposición de denuncias contra los
responsables del deterioro de los bienes públicos y/o privados, o de la alteración de la buena
convivencia, según lo establecido por la presente Ordenanza.
Artículo 8. Daños y alteraciones.
Con carácter general queda prohibida cualquier actuación sobre los bienes protegidos por
esta Ordenanza que sea contraria a su uso o destino o impliquen su deterioro, ya sea por rotura,
arranque, incendio, vertido, desplazamiento indebido, colocación de elementos de publicidad,
utilización de materiales o sustancias y cualquier otra actividad o manipulación que los ensucie,
degrade o menoscabe su estética y su normal uso y destino.
El responsable del deterioro de los bienes públicos queda obligado a su resarcimiento, en
los términos del art. 70.
Capítulo III
Medidas de fomento y colaboración para la convivencia cívica.
Artículo 9.- Fomento de la convivencia ciudadana y del civismo
L’Ayuntamiento llevará a término las políticas de fomento de la convivencia y el civismo que
sean necesarias a fino’d conseguir que las conductas y actitudes de las personas que residan a la
ciudad o transiten por ella s’adecúen a los estándares mínimos de convivencia con’l objetivo de
garantizar el clima de civismo y de mejorar en consecuencia la calidad de vida a l’espacio
público.
Concretamente, y sin perjuicio de las otras actuaciones que se puedan acordar, l’Ayuntamiento:
1.Llevarà a término las campañas informativas de comunicación que sean necesarias,
sobre la necesidad de garantizar y fomentar el cumplimiento d’unos estándares mínimos de
convivencia y de respetar los derechos de los otras y el propio espacio público
2.Desarrollará políticas de fomento de la convivencia y el civismo consistentes en la
realización de campañas divulgativas, publicitarias, informativas o documentales; en la
celebración de conferencias y mesas redondas; en la convocatoria de premios y concursos
literarios, periodísticos o fotográficos; en’l otorgamiento de menciones especiales en
reconocimiento d’actuaciones realizadas por personas y entidades e instituciones privadas; y en
todas las otras iniciativas que se consideren convenientes y que giren en torno a cuestiones
relacionadas con la convivencia y el civismo en Zaragoza.
3.Estimulará el comportamiento solidario de los ciudadanos a los espacios públicos,
especialmente con aquellos que más lo necesiten.
4.Facilitará, a través de las Oficinas d’Atención al Ciudadano,los órganos desconcentrados
de las Juntas de Distrito o Vecinales, o cualquier otro servicio existente o que se pueda crear, que
todos los ciudadanos y las ciudadanas puedan hacer llegar’a l Ayuntamiento las sugerencias,
quejas, reclamaciones o peticiones que consideren oportunas por mejorar el civismo y la
convivencia y mantener l’espacio público en condiciones adecuadas.
5.Realizará y/o impulsará medidas concretas de fomento de la convivencia y el civismo
especialmente destinadas a los niños, los adolescentes y los jóvenes de la ciudad, mediante el
desarrollo de programas específicos en los centros docentes, públicos o privados, en los que se
imparten enseñanzas del régimen general del sistema educativo, en cualquiera de sus niveles y
ciclos.
6.Promoverá la convivencia y el respeto por los diferentes grupos étnicos, culturales y
religiosos, a fino’d evitar actitudes contrarias a la dignidad personal y comportamientos
discriminatorios, especialmente de naturaleza xenófoba, racista o sexista.
7.Realizará campañas destinadas específicamente a las personas que s’estén en Zaragoza
haciendo turismo, informando los visitantes de las pautas de comportamiento y de las normas
básicas de convivencia y de civismo vigentes a la ciudad, fomentando el respeto a las mismas y
al conjunto de ciudadanos, y advirtiendo de las consecuencias sancionadoras o de cualquier otro
orden que puede comportar su incumplimiento.
8.Impulsará la subscripción d’acuerdos de colaboración con entidades y asociaciones
ciudadanas, culturales, sociales, empresariales, deportivas o de cualquier otro índole por tal de
fomentar entre sus miembros su colaboración activa con las campañas e iniciativas diversas a favor
de la convivencia y el civismo a la ciudad.
9.Identificará y hará públicos qué son los espacios de la ciudad dónde convenga mejorar
el cumplimiento de los estándares mínimos de convivencia y civismo, y se comprometerá a llevar
a término las acciones que se consideren convenientes a fino’d lograr esta mejora.
10.Asimismo, identificará y hará públicos los espacios que, por sus características
arquitectónicas, paisajísticas, históricas, institucionales, políticas o de cualquier otra índole, se
consideren lo suficiente emblemáticos como por exigir’-s el cumplimiento d’unos estándares de
convivencia y civismo superiores a los del resto de la ciudad.
Por tal de garantizar la máxima eficacia de las actuaciones que s’impulsen o se realicen desde’l
Ayuntamiento por promocionar y fomentar la convivencia y el civismo a la ciudad, y siempre
que se considere necesario en atención a sus destinatarios y a su propia finalidad, las mencionadas
actuaciones municipales habrán d’adaptarse a las circunstancias lingüísticas, culturales, religiosas o
análogas de los colectivos a los cuales vayan destinadas a fin de que estos puedan comprender
adecuadamente los mensajes y asumir como propios los valores de convivencia y civismo.
Artículo 10.- Voluntariado y asociacionismo
L’Ayuntamiento impulsará varias fórmulas de voluntariado, dirigido a aquellas personas o
entidades o asociaciones que quieran colaborar en la realización de las actuaciones y las
iniciativas municipales sobre la promoción y el mantenimiento del civismo y la convivencia a la
ciudad.
Se potenciará especialmente la colaboración de l’Ayuntamiento con las asociaciones de vecinos y
las otras asociaciones y entidades ciudadanas que por sus objeto o finalidad, tradición, arraigo a la
ciudad, experiencia, conocimientos u otras circunstancias, más puedan contribuir al fomento de la
convivencia y el civismo.
TÍTULO II:
NORMAS DE CONDUCTA EN EL ESPACIO PÚBLICO.
CAPÍTULO PRIMERO: ATENTADOS CONTRA LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS
Artículo 11.- Fundamentos de la regulación
Las conductas tipificadas como infracciones en este capítulo encuentran su fundamento,
constitucional y legal, en la necesitado d’evitar en’l espacio público todas las prácticas
individuales o colectivas que atenten contra la dignidad de las personas, así como las prácticas
discriminatorias de contenido xenófobo, racista, sexista, o de cualquier otra condición o
circunstancia personal o social, especialmente cuando s’dirijan a los colectivos más vulnerables.
Artículo 12. Normas de conducta
1.Resta prohibida toda conducta de desprecio a la dignidad de las personas, así como
cualquier comportamiento discriminatorio, sea de contenido xenófobo, racista o sexista, o de
cualquier otra condición o circunstancia personal o social, de hecho, por escrito o de palabra,
mediante insultos, burlas, molestias intencionadas, coacción psíquica o física, agresiones o
conductos análogas.
2.Restan especialmente prohibidas las conductas anteriormente descritas cuando tengan
como objeto o s’dirijan contra personas grandes, niños y personas con discapacidades físicas o
psíquicas.
3. En concreto, se prohíben las actitudes d’acoso entre menores en’l espacio público.
Estarán especialmente perseguidas las conductas de *assotament o asedio a menores realizadas
por grupos de menores organizados que actúen en el espacio urbano.
4. Los organizadores de cualquier acto público de naturaleza cultural, festiva, lúdica o
deportiva o de cualquier otra índole, velarán porque no se produzcan, durante su celebración, las
conductas descritas en los apartados anteriores. Si con motivo de cualquier d’estos actos se realizan
las conductas descritas en los apartados anteriores, los organizadores en el espacio público de los
actos serán responsables.
Artículo 13.- Intervenciones específicas
Cuando las conductas contrarias a la dignidad de las personas o discriminatorias puedan ser
constitutivas de los delitos “relativos a l’ejercicio de los derechos fundamentales y libertades
públicas”, tipificados a los artículos 510 a 521 del código penal, los agentes de l’autoridad lo
pondrán en conocimiento de l’autoridad judicial competente, sin perjuicio de la continuación de
l’expediente sancionador, en los términos de l’artículo 65 d’esta Ordenanza.
CAPÍTULO SEGUNDO: DEGRADACIÓN VISUAL DEL ENTORNO URBANO
Artículo 14.- Fundamentos de la regulación
1.La regulación contenida en este capítulo se fundamenta en el derecho a disfrutar del
paisaje urbano de la ciudad, como elemento integrante de la calidad de vida de las personas, que es
indisociable del correlativo deber de mantenerlo en condiciones de limpieza, *polidesa y *ornat.
2. El deber de abstenerse de ensuciar, manchar y *deslluir el entorno encuentra su
fundamento en’l evitación de la contaminación visual, y es independiente y por lo tanto
compatible con las infracciones, incluidas las penales, basadas en la protección del patrimonio,
tanto público como privado.
Sección 1: *Grafits, pintadas y otras expresiones gráficas
Artículo 15.- Normas de conducta
1. Es prohibido realizar toda clase de *grafit, pintada, mancha, garabato, escrito,
inscripción o grafismo, con cualquier materia (tinta, pintura, materia orgánica, o similares) o bien
tachando la superficie, sobre cualquier elemento de l’espacio público, así como al interior o el
exterior de equipamientos, infraestructuras o elementos de un servicio público e instalaciones en
general, incluidos transporte público, equipamientos, mobiliario urbano, árboles, jardines y vías
públicas en general y la resta d’elementos descritos a l’artículo 3 d’esta Ordenanza.
Con carácter excepcional, y dentro del ámbito del fomento de expresiones artísticas
alternativas, el Ayuntamiento podrá autorizar la realización de murales sobre paramentos de
propiedad pública o privada visibles desde la vía pública, sin perjuicio, en este caso, de la necesaria
autorización del propietario.
2. Los organizadores de cualquier acto público de naturaleza cultural, festiva, lúdica o
deportiva o de cualquier otra índole, velarán porque no se produzcan, durante su celebración,
conductos de degradación visual del espacio utilizado. Si con motivo de cualquier d’estos actos se
producen las conductas descritas en el apartado primero’d este artículo, los organizadores de los
actos serán responsables, y restarán obligados a restablecer el estado original del bien *deslluït.
Artículo 16.- Intervenciones específicas
1. En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, los agentes de la autoridad
retirarán e intervendrán cautelarmente los materiales o medios empleados.
2. Si por las características de la expresión gráfica, el material empleado o el bien
afectado, fuera posible la limpieza y la restitución inmediata a su estado anterior, los agentes de
l’autoridad conminarán personalmente a la persona infractora, a que proceda a su limpieza, sin
perjuicio de las sanciones que correspondan por la infracción cometida.
El Ayuntamiento, subsidiariamente, podrá limpiar o reparar los daños causados por la infracción,
con cargo a la persona o personas responsables y sin perjuicio de la imposición de las sanciones
correspondientes. El Ayuntamiento se resarcirá de los gastos que comporte la limpieza o
reparación, sin perjuicio también de la imposición de las sanciones oportunas.
Cuando el *grafit o la pintada puedan ser constitutivos de la infracción patrimonial prevista en el
artículo 626 del Código Penal, los agentes de la autoridad lo pondrán en conocimiento de la
autoridad judicial competente, sin perjuicio de la continuación del expediente sancionador.
Sección 2. Pancartas, carteles, folletines y *octavillas
Artículo 17- Normas de conducta
1. La colocación de carteles, vallas, *ròtuls, pancartas, adhesivos, papeles enganchados o
cualquier otra forma de publicidad, anuncio o propaganda, habrá de efectuarse únicamente en los
lugares y condiciones establecidos en la ordenanza municipal de Actividades Publicitarias.
Igualmente, hará falta autorización expresa del Ayuntamiento, además de la del titular del
bien afectado, cuando el cartel o la pancarta se instale en un bien privado si vuela sobre el espacio
público.
2. Los titulares de la autorización serán responsables de la retirada de los elementos
instalados y de reponer los elementos a su estado anterior, de acuerdo con las indicaciones que den
los servicios municipales.
3. Se prohíbe rasgar, arrancar y lanzar al espacio público carteles, anuncios, pancartas y
objetos similares.
4.Las personas físicas o jurídicas que promuevan la contratación o difusión del mensaje
responderán directamente y solidariamente de las infracciones precedentes con los autores
materiales del hecho.
Artículo 18.- Intervenciones específicas
1. En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, los agentes de la autoridad
retirarán e intervendrán cautelarmente los materiales o medianos empleados.
2. Igualmente, conminarán personalmente a la persona infractora a que proceda a retirar el
material y reparar los daños efectuados por la colocación, sin perjuicio de las sanciones que
corresponda imponer por la infracción cometida.
3. El Ayuntamiento podrá adoptar la medida cautelar de retirada de los elementos de
propaganda o publicidad con cargo a la persona responsable, sin perjuicio de la imposición de
las sanciones correspondientes.
Sección tercera. Tendido de ropa y exposición de elementos domésticos.
Artículo 19: Tendido de ropas y exposición de elementos domésticos.
1. Se prohibe el tendido o exposición de ropas, prendas de vestir y elementos domésticos en
balcones, ventanas, antepechos, terrazas exteriores o paramentos de edificios situados hacia la vía
pública o cuando sean visibles desde ésta.
Las ropas que se sequen en los patios de luces serán colocadas de forma que no impidan la
entrada de luz en las viviendas de los demás vecinos y suficientemente escurridas, para evitar mojar
la ropa de otras coladas. Excepcionalmente, y siempre que se trate de edificios que por su estructura
y distribución no dispongan de patio de luces u otro lugar destinado originariamente a ser utilizado
como tendedero, se permitirá secar ropas en el interior de los balcones.
Con carácter general, podrán utilizarse tendederos en balcones y terrazas cuando, por la
altura de aquéllos y el cerramiento de éstos, las prendas tendidas no sean visibles desde la vía
pública.
2. Se prohibe especialmente la colocación de macetas o cualesquiera otros objetos que
pudieran suponer riesgos para los transeúntes, en los alféizares de las ventanas o balcones, cuando
éstas carezcan de la protección adecuada.
CAPÍTULO TERCERO: JUEGOS
Artículo 20.- Fundamentos de la regulación
La regulación contenida en este capítulo se fundamenta en la libertad de circulación de las
personas y en el derecho que todo el mundo tiene a no ser perturbado en su ejercicio y a disfrutar
lúdicamente de los espacios públicos de acuerdo con la naturaleza y destino de estos, respetando
las indicaciones contenidas en los rótulos informativos del espacio afectado, si existen, y en
cualquier caso los legítimos derechos de los otras usuarios.
La práctica de juegos de pelota, *monopatí o similares al espacio público está sometida al
principio general de respeto a los otras, y, en especial, de su seguridad y tranquilidad, así como al
hecho que no comporten peligro para los bienes, servicios o instalaciones, tanto públicos como
privados.
Artículo 21.- Normas de conducta
1. A todos los efectos, se prohibe la práctica de juegos a l’espacio público que por su
naturaleza puedan causar molestias a los vecinos y peatones.
2. Es especialmente prohibida la práctica de juegos con instrumentos o de otros objetos
que puedan poner en peligro la integridad física de los usuarios de l’espacio público, así como la
integridad de los bienes, servicios o instalaciones, tanto públicos como privados.
3. Sin perjuicio de las infracciones previstas en las normas sobre circulación de peatones
y de vehículos, resta estrictamente prohibida la práctica de *acrobàcies y juegos de habilidad con
patines o *monopatins fuera de las áreas destinadas al efecto, así como la utilización de escaleras
para peatones o cualquier elemento o instalación del mobiliario urbano –bancos, pasamanos, etc. -
para las mencionadas prácticas.
4. Es prohibido a l’espacio público el ofrecimiento y la práctica de juegos y *juguesques
que comporten apuestas con dinero o bienes, salvo autorización específica.
Artículo 22.- Intervenciones específicas
Tratándose de la infracción consistente en el ofrecimiento de juegos y *juguesques a l’espacio
público, los agentes de la autoridad procederán a la intervención cautelar de los medios
empleados, así como de los frutos de la conducta infractora.
Igualmente, en caso de las infracciones graves previstas en los tres primeros apartados del artículo
anterior, los agentes intervendrán cautelarmente el juego, *monopatí, patín o similar con el cual se
haya producido la conducta.
CAPÍTULO CUARTO: LIMPIEZA DEL ESPACIO PÚBLICO
Artículo23.- Fundamentos de la regulación
Es fundamento de la regulación contenida en este capítulo la protección de la salubridad pública,
el derecho de disfrutar d’un espacio público limpio y no degradado, y el respeto las pautas
generalmente aceptadas de la convivencia y de civismo.
Artículo 24..- Normas de conducta
1. Es prohibido hacer necesidades fisiológicas, como por ejemplo defecar, *orinar, vomitar, escupir
y otros análogas, en cualquiera de los espacios definidos en esta Ordenanza como ámbito
d’aplicación objetiva de la misma, a excepción de las instalaciones o elementos que estén
destinados especialmente a la realización d’aquellas necesidades.
Resto especialmente prohibido la conducta descrita a l’apartado anterior, cuando se realiza en vías
públicas, espacios de concurrida afluencia de personas o frecuentados por menores, o
monumentos o edificios de catalogación especial, o edificios institucionales o administrativos.
2. Asimismo se prohiben las siguientes actividades:
A) Arrojar a la vía pública cualquier tipo de basura o residuo. La evacuación de los
residuos urbanos se efectuará de conformidad con la normativa vigente en la materia. Los pequeños
residuos generados durante el uso normal de los espacios públicos deberán depositarse en las
papeleras dispuestas al efecto.
B) Lavar vehículos, así como realizar cambios de aceite u otros líquidos
contaminantes; realizar reparaciones o tareas de mantenimiento de cualquier clase en la vía pública.
C) Situar o dejar abandonado en la vía pública muebles, aparatos o cualquier tipo de
objeto. Las personas que deseen desprenderse de este tipo de enseres deberán utilizar los medios y
servicios dispuestos por el Ayuntamiento para ello.
D) Sacudir prendas o alfombras por los balcones o ventanas a la vía pública.
E) Regar en los balcones y ventanas, cuando se produzcan daños o molestias a otros
vecinos. En caso contrario, el horario para el riego será entre las 6:00 y las 8:00 horas, por la
mañana, y entre las 23:00 y las 01:00 horas, por la noche.
F) Acceder a las fuentes públicas y bañarse en las mismas, así como en los lagos y
lagunas de los parques; y arrojar cualquier objeto o producto a los mismos.
G) Partir leña; encender fuego; arrojar colillas, aguas o cualquier tipo de líquido.
CAPÍTULO QUINTO: CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS
Artículo 25.- Fundamentos de la regulación
La regulación que se contiene en este capítulo se fundamenta en la protección de la salubridad, el
respeto al medio ambiente, la protección de los menores, el derecho al descanso y tranquilidad de
los vecinos, el derecho a disfrutar d’un espacio público limpio y no degradado, l’ordenada
utilización de la vía pública, la garantía de la seguridad pública, además’d otras bienes como por
ejemplo la competencia leal en el marco d’una economía de mercado y los derechos de los
consumidores y usuarios.
Artículo 26.- Normas de conducta
1. Se evitará el consumo de bebidas alcohólicas en cualquiera de los espacios definidos en
esta Ordenanza como ámbito d’aplicación objetiva de la misma, con la excepción de los
establecimientos y otros espacios reservados expresamente por esta finalidad, como terrazas y
*vetlladors, y las autorizaciones que, en su caso, se puedan otorgar con motivo de la celebración
de fiestas u otros acontecimientos.
2. Resto especialmente prohibido el consumo de bebidas alcohólicas descrito en’l apartado
precedente cuando se haga en envases de vidrio o cuando pueda causar molestias a las personas
que utilizan l’espacio público, d’acuerdo con las pautas generalmente admitidas sobre la
convivencia, a salvo, igualmente, de las autorizaciones que se puedan otorgar en casos puntuales.
3. Se califica de conducta *antisocial el consumo de bebidas alcohólicas descrita a
l’apartado 1 d’este artículo cuando pueda alterar gravemente la convivencia ciudadana. A estos
efectos, la dicha alteración se produce cuando, según apreciación de l’autoridad municipal o sus
agentes, concurra algún de los supuestos siguientes:
-Por la morfología o la naturaleza del lugar público, el consumo se pueda hacer de
forma masiva por grupos de ciudadanos o invite a l’aglomeración d’estos.
-Como resultado de l’acción del consumo, se pueda deteriorar la tranquilidad de
l’en torno o provocar situaciones d’*insalubritat.
-El consumo se manifieste en forma denigrante para los peatones o la resta
d’usuarios de los espacios públicos.
-Los lugares se caractericen por’l afluencia de menores o la presencia d’niños y
adolescentes.
4. A no ser que haya autorización municipal específica para l´expedición de bebidas, los
organizadores de cualquier acto público de naturaleza cultural, lúdica, festiva, deportiva o de
cualquier otra índole, velarán porque no se produzcan, durante su celebración, las conductas
descritas en los apartados anteriores. Si con motivo de cualquier d’estos actos se realizan las
conductas descritas en los dos apartados anteriores, los organizadores de los actos serán
responsables. En todo caso, *inclús cuando haya autorización municipal específica para
l’expedición de bebidas, los organizadores de l’acto evitarán que se produzcan las conductas
descritas a las letras b) y c) de l’apartado 3 d’este artículo, siendo, en caso de producirse,
responsables de las mismas.
5. Todo recipiente de bebida tiene que ser depositado en los contenedores correspondientes
y, en su caso, en las papeleras sitas al espacio público. Queda prohibido lanzar al tierra o depositar
a la vía pública recipientes de bebidas como por ejemplo latas, botellas, *vasos, etc.
Artículo 27.- Intervenciones específicas
1.En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, si es el caso, los agentes de
l’autoridad retirarán e intervendrán cautelarmente las bebidas, los envases o los otras elementos
objeto de las prohibiciones, así como los materiales o los medios empleados.
2.A fino’d evitar l’ostentación pública de l’embriaguez, y por motivos de garantizar la
salud de las personas afectadas, así como por molestias graves a los ciudadanos, los agentes de
l’autoridad, cuando s’*escaigui, podrán conducir estas a los servicios sociales o asistenciales
correspondientes. Asimismo, l’Ayuntamiento promoverá iniciativas ciudadanas dirigidas a su
reorientación, todo dándolos el apoyo necesario.
CAPÍTULO SEXTO: COMERCIO AMBULANTE NO AUTORIZADO
Artículo 28.- Fundamentos de la regulación
Las conductas tipificadas como infracción en el presente capítulo se fundamentan en la protección
de la salubridad, l’uso racional y ordenado de la vía pública, y la salvaguarda de la seguridad
pública, además, en su caso, de la protección de las propiedades industrial e intelectual, la
competencia leal en’l economía de mercado y los derechos de consumidores y usuarios.
Artículo 29.- Normas de conducta
1. Se prohíbe toda actividad de venta fuera de establecimiento comercial permanente sin
el preceptivo título habilitante otorgado por el Ayuntamiento.
El ejercicio de la actividad deberá efectuarse con estricta sujeción a las condiciones de
la licencia o concesión, y de la normativa sectorial aplicable, en particular de la de
índole higiénico-sanitaria en el caso de venta de productos alimenticios.
2. Resto prohibido colaborar en’l espacio público con los vendedores ambulantes no
autorizados, con acciones como por ejemplo facilitar el género o vigilar y alertar sobre la
presencia de los agentes de la autoridad.
3. Los organizadores de cualquier acto público, reunión, actividad cultural, lúdica, festiva,
deportiva o de cualquier otra índole velarán porque no se produzcan, durante su celebración, las
conductas descritas en los apartados anteriores. Si con motivo de cualquier d’estos actos se realizan
las conductas descritas en los apartados anteriores, los organizadores de los actos serán
responsables.
Artículo30.- Intervenciones específicas
1.En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, si es el caso, los agentes de
l’autoridad retirarán e intervendrán cautelarmente el género o elementos objeto de las
prohibiciones y los materiales o los medios empleados. Si se trata d’alimentos o bienes fungibles,
se los destruirá o los dará el destino que sea adecuado.
2. Cuando las conductas tipificadas en este capítulo puedan ser constitutivas de los delitos
contra la propiedad industrial o intelectual, tipificadostipifícados a los artículos 270 a 277 del
código penal, los agentes de l’autoridad lo pondrán en conocimiento de l’autoridad judicial
competente, sin perjuicio de la continuación de l’expediente sancionador, en los términos de
l’artículo 65 d’esta Ordenanza.
CAPÍTULO SÉPTIMO: REALIZACIÓN DE OTRAS ACTIVIDADES Y PRESTACIÓN
DE SERVICIOS NO AUTORIZADOS.
Artículo 31.- Fundamentos de la regulación
La regulación contenida en este capítulo se fundamenta en’l uso racional, ordenado y propio de
las vías y los espacios público, el derecho de las personas a no ser molestadas o perturbadas en el
ejercicio de su libertad, la salud de las personas, la salvaguarda de la seguridad pública, además,
en su caso, la protección de las propiedades industrial e intelectual, la competencia leal en’l
economía de mercado y los derechos de consumidores y usuarios.
Artículo 32.- Normas de conducta
1. Se prohíbe la realización d’actividades y la prestación de servicios no autorizados en’l
espacio público, como por ejemplo el *tarot, *vidència, masajes y otros análogos.(¿otros?)
2. Resto prohibido colaborar en’l espacio público con quien realiza las actividades o presta
los servicios no autorizados, con acciones como por ejemplo vigilar y alertar sobre la presencia de
los agentes de la autoridad.
3. Los organizadores de cualquier acto público de naturaleza cultural, lúdica, festiva,
deportiva o de cualquier otra índole, velarán porque no se produzcan, durante su celebración, las
conductas descritas en los apartados anteriores. Si con motivo de cualquier d’estos actos se realizan
las conductas descritas sus organizadores serán responsables.
Artículo 33.- Intervenciones específicas
1. En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, si es el caso, los agentes de
l’autoridad retirarán e intervendrán cautelarmente el género o elementos objeto de las
prohibiciones, y los materiales o los medios empleados. Si se trata d’alimentos o bienes fungibles,
se los destruirá o los dará el destino que sea adecuado.
2. Cuando las conductas tipificadas en este capítulo puedan ser constitutivas de la infracción penal
d’estafa, tipificada en los artículos 248 a 251 y 623.4 del Código Penal, los agentes de l’autoridad
lo pondrán en conocimiento de l’autoridad judicial competente, sin perjuicio de la continuación
de l’expediente sancionador, en los términos de l’artículo 65 d’esta Ordenanza.
CAPÍTULO OCTAVO: USO IMPROPIO DE L’ESPACIO PÚBLICO Y SUS
ELEMENTOS
Artículo 34.- Fundamentos de la regulación
La regulación contenida en este capítulo se fundamenta en la garantizaba d’un uso racional y
ordenado de l’espacio público y sus elementos, además, en el suyo caso, de la salvaguarda de la
salubridad, la protección de la seguridad y el patrimonio municipal.
Artículo 35.- Normas de conducta
Resta prohibido hacer un uso impropio de los espacios públicos y sus elementos, de forma que
impida o dificulte la utilización por la resta d’usuarios.
A estos efectos, se entiende por uso impropio:
a) Acampar a las vías y los espacios públicos, acción que incluye la instalación estable, el
dormir de día o por la noche en estos espacios públicos o sus elementos o mobiliario en ellos
instalados, utilizando o no determinados enseres (saco de dormir, mochila, *manta, cartones o
similares), o en tiendas de campaña, vehículos, *autocaravanes o caravanas, salvo autorizaciones
para lugares concretos.
b) Utilizar los bancos y los asientos públicos para usos diferentes a los cuales están
destinados.
c)Lavarse o bañarse en las fuentes, los estancos o similares, o lavar en ellos animales u
objetos de cualquier tipo.
Artículo 36.- Intervenciones específicas
1. En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, si es el caso, los agentes de
l’autoridad retirarán e intervendrán cautelarmente el género, los materiales y los medios
empleados.
2. L’autoridad municipal adoptará en cada caso las medidas que sean procedentes en
coordinación con los servicios sociales municipales o, en su caso, con otras instituciones públicas y,
si lo estimara necesario por razones de salud, conducirá estas personas a l’establecimiento o
servicio municipal adecuado, con el fin de socorrerla o ayudarla en aquello que sea posible.
3. Cuando se trate de l’acampada con *autocaravanes o caravanas, descrita a
l’apartado a) de l’artículo 54 de la presente Ordenanza, y la persona infractora no acredite la
residencia legal en territorio español, l’agente denunciando fijará provisionalmente la cuantía
de la multa y, de no depositarse su importe, se procederá a la inmovilización del vehículo y en
su caso a su retirada
CAPÍTULO NOVENO: ACTITUDES *VANDÀLIQUES EN’L USOS DEL MOBILIARIO
URBANO. DETERIORO DE L’ESPACIO URBANO
Artículo 37.- Fundamentos de la regulación
Con las conductas tipificadas como infracción en este capítulo se protegen l’uso racional de
l’espacio público, el respeto a las personas y bienes, la seguridad, la salud e integridad física de
las personas o el patrimonio municipal.
Artículo 38.- Normas de conducta
1.Son prohibidas las conductas *vandàliques, agresivas o negligentes en’l uso del
mobiliario urbano que generen situaciones de riesgo o peligro para la salud y la integridad física
de las personas o los bienes.
2. Restan prohibidos los actos de deterioro grave, como por ejemplo destrozos, de los
espacios públicos o sus instalaciones o elementos, sean muebles o inmuebles, no derivados de las
alteraciones de la seguridad ciudadana contempladas a l’apartado 1 anterior.
3. Los organizadores de cualquier acto público de naturaleza cultural, lúdica, festiva,
deportiva o de cualquier otra índole, velarán porque no se produzcan, durante su celebración, las
conductas descritas en los apartados anteriores. Si con motivo de cualquier d’estos actos se realizan
en el espacio público las conductas descritas en los dos apartados anteriores, los organizadores de
los actos serán responsables.
Artículo 39.- Intervenciones específicas
En los supuestos recogidos en los artículos anteriores, si es el caso, los agentes de l’autoridad
retirarán e intervendrán cautelarmente los materiales, el género, o los medios empleados.
CAPÍTULO DÉCIMO: USO DE PARQUES Y JARDINES
Artículo 40.- Fundamentos de la regulación
Es fundamento de la presente normativa proteger el correcto uso de los parques y jardines, los
parques forestales, las plantaciones y los espacios verdes privados, así como garantizar la
seguridad de las personas en relación con dicho uso.
Artículo 41.- Normas de conducta
.
1. Se prohibe talar, romper y zarandear los árboles, cortar ramas y hojas, grabar o raspar su
corteza, verter toda clase de líquidos, aunque no fuesen perjudiciales, y arrojar o esparcir basuras,
escombros y residuos en las proximidades de los árboles, plantas y alcorques situados en la vía
pública o en parques y jardines, así como en espacios privados visibles desde la vía pública.
2. Está totalmente prohibido en jardines y parques:
a) Usar indebidamente las praderas y las plantaciones en general.
b) Subirse a los árboles.
c) Arrancar flores, plantas o frutos.
d) Cazar, matar o maltratar de cualquier forma pájaros u otros animales.
e) Tirar papeles o desperdicios fuera de las papeleras instaladas y ensuciar de
cualquier forma los recintos.
f) Encender o mantener fuego, así como arrojar colillas.
g) Realizar cualquier actividad que pueda dañar el césped en los parques, parterres
y plantaciones, salvo en los lugares autorizados.
3. Se prohibe expresamente realizar actos colectivos de consumo de cualquier tipo de
comida y/o bebida, sea ésta alcohólica o no, en parques, jardines, plazas o vía pública, salvo en los
lugares expresamente autorizados o, excepcionalmente, fuera de eelos con autorización municipal.
Los actos individuales quedan supeditados a que no se altere la normal convivencia, a que no exista
consumo de bebidas alcohólicas y a que se no se produzca suciedad en el lugar utilizado.
CAPÍTULO UNDÉCIMO: CONTAMINACIÓN ACÚSTICA
Artículo 42.- Fundamentos de la regulación
Esta regulación tiene por objeto proteger los derechos fundamentales a la vida e integridad física y
a la intimidad e inviolabilidad del hogar, de acuerdo con aquello que disponen los artículos 15 y 18
de la Constitución, así como también los derechos constitucionales a un medio ambiente adecuado
y a la protección de la salud *previstos a los artículos 43 y 45 del mismo texto constitucional.
Sección 1ª.- Actos a los espacios públicos que perturban el descanso y la tranquilidad de vecinos
y peatones
Artículo 43.- Normas de conducta
1.-El comportamiento de los ciudadanos a la vía pública y zonas de pública concurrencia
y a los vehículos de servicio público tiene que mantenerse dentro de los límites de la buena
convivencia. En especial y salvo autorización municipal, está prohibido perturbar el descanso y la
tranquilidad de los vecinos y peatones mediante:
a) Funcionamiento de aparatos de televisión, radio, musicales o análogos.
b) Cantos, gritos, peleas o cualquier otro acto molesto.
2.- ………………………….
Sección 2ª.- Actuaciones musicales en la calle
Artículo 44.- Normas de conducta
1. Toda actuación musical en la vía o espacios públicos, sea mediante la voz o el uso de
instrumentos musicales, o medinte cualquier medio de reproducción y/o amplificación
del sonido, requerirá la previa autorización municipal.
2. (Condiciones: es el momento de decidirlas)
" Que las actuaciones se hagan en espacios públicos de anchura superior a 7 metros, y siempre
que no produzcan dificultades al tránsito o impidan el uso normal de la vía pública.
Que las actuaciones se hagan en el horario comprendido entre las 10 y las 22 y no tengan una
duración superior a los 30 minutos. Además, con independencia de quien las realice, nunca
podrán superar el tiempo total de 2 horas en un día en una misma ubicación.
Que no confronte con edificios de viviendas, sedes institucionales, oficinas centras docentes,
hospitales, clínicas, residencias asistidas ni terrazas o *vetlladors".
CAPÍTULO DECIMOCUARTO: ORGANIZACIÓN DE ACTOS EN ESPACIOS PÚBLICOS
Artículo 45.- Fundamento de la regulación
Las disposiciones de este capítulo se fundamentan en la necesidad de velar por la seguridad
durante el desarrollo de actos en las vías públicas, así como el correcto y ordenado desarrollo de los
mismos, en evitación de alteraciones y molestias, haciendo posible la compatibilización del derecho
al ocio y la promoción de las fiestas populares, como integrantes del patrimonio cultural inmaterial
de la comunidad cívica, con la garantía de los derechos de las personas a la integridad física y a un
medio ambiente adecuado.
Artículo 46.- Normas de conducta
1.- Los orgnizzadores de actos en espacios públicos tienen el deber de garantizar la
seguridad de las personas y de los bienes. A tal efecto han de cumplir con las condiciones de
seguridad y autoprotección que se establezcan en la preceptiva autorización, así como las impuestas
por la normativa vigente en la materia.
Deberá en todo caso garantizarse el cumplimiento de las condiciones establecidas en la
normativa sobre espectáculos públicos y actividades recreativas, protección contra incendios,
seguridad pública, instalaciones eléctricas y todas aquellas tendentes a proteger la seguridad de las
personas.
Los organizadores deberán suscribir póliza de seguro que cubra en cuantía suficiente la
responsabilidad por los daños y perjuicios que se pudieran ocasionar. El Ayuntamiento podrá
también exigir el depósito de una fianza para responder de posibles deterioros en el patrimonio
público.
2. Los organizadores d’actos públicos son igualmente responsables de la suciedad o el
deterioro de los elementos urbanos o arquitectónicos que se produzcan en los espacios utilizados, y
están obligados a su reparación, reposición y/o limpieza. Sin perjuicio del previsto a l’apartado
anterior, l’Ayuntamiento podrá exigir también a sus organizadores una fianza por’l importe
previsible de los trabajos de limpieza que se deriven de la celebración de l’acto.
3. L’Ayuntamiento podrá denegar la autorización para la celebración d’acontecimientos
festivos, musicales, culturales, deportivos o d’índole similar en los espacios públicos dónde se
pretendan realizar cuando, por las previsiones del público asistente, las características del propio
espacio público u otras circunstancias debidamente acreditadas y motivadas a l’expediente, los
mencionados acontecimientos puedan poner en peligro la seguridad, la convivencia o el civismo.
En estos supuestos, siempre que sea posible, l’Ayuntamiento propondrá a los organizadores
espacios alternativos donde pueda celebrarse l’acto.
Asimismo, l’autoridad municipal, motivando y ponderando adecuadamente su decisión, y
a’l objeto d’evitar en aquello que sea posible el riesgo de que se lleven a término conductos
contrarias al civismo y a la convivencia, podrá denegar la celebración d’actos o acontecimientos
como los descritos a l’apartado anterior cuando lo aconsejen las circunstancias arquitectónicas,
históricas, culturales, políticas, institucionales o análogas de los espacios a utilizar que los haga
especialmente emblemáticos o simbólicos para la ciudad.
4.-Cuando se trate de l’ejercicio del derecho fundamental de reunión y manifestación,
reconocido a l’artículo 21 de la Constitución, y d’acuerdo con aquello que se dispone a
l’artículo 9.2 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, l’Ayuntamiento emitirá informe
preceptivo motivado en el cual se recogerán las circunstancias y causas objetivas que, en su caso,
puedan desaconsejar la celebración de l’acto o acontecimiento a l’espacio público previsto por
sus organizadores, a fin de que l’autoridad gubernativa competente adopte la decisión que
corresponda.
TÍTULO III:
RÉGIMEN SANCIONADOR Y OTRAS MEDIDAS DE APLICACIÓN
CAPÍTULO PRIMERO.- DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 47.- Conductas punibles
1. Sin perjuicio de la calificación penal que pudieran tener algunas de ellas, constituyen
infracciones administrativas las acciones y omisiones que supongan el incumplimiento de las
disposiciones contenidas en esta Ordenanza y la vulneración de sus preceptos tal como aparecen
tipificados en los diferentes artículos establecidas en esta Ordenanza.
2. Constituirán también infracción administrativa la negativa o la resistencia a la labor
inspectora y de vigilancia de la Administración, así como la negativa o la resistencia a suministrar
datos o facilitar la información requerida por las autoridades competentes o por sus agentes, para el
cumplimiento de sus funciones y el suministro de información o documentación falsa, inexacta,
incompleta o que induzca a error, de forma explícita o implícita.
3. Las infracciones a esta Ordenanza tendrán la consideración de muy graves, graves o
leves.
Artículo 48.- Responsables
1. Serán responsables directos de las infracciones a esta Ordenanza sus autores materiales,
excepto en los supuestos en que sean menores de edad o concurra en ellos alguna causa legal de
inimputabilidad, en cuyo caso responderán por ellos los padres, tutores o quienes tengan la custodia
legal.
2. Esta responsabilidad se extenderá a aquellas personas a quien se atribuya el deber de
prever la infracción administrativa cometida por otros cuando así se haya determinado en esta
Ordenanza, en el sentido de haber vulnerado dicho deber de prevención.
3. Cuando las actuaciones constitutivas de infracción sean cometidas por varias personas,
conjuntamente, y no sea posible determinar el grado de participación de cada una, responderán
todas ellas de forma solidaria.
Artículo 49.- Funciones de la Policía Local en relación al cumplimiento d’esta Ordenanza
1.-En su condición de policía administrativa, la Policía Local, d’acuerdo con aquello que
dispone la legislación que le es aplicable, es l’encargada de velar por el cumplimiento d’esta
Ordenanza, de denunciar, cuando proceda, las conductas que sean contrarias a la misma, y
d’adoptar, en su caso, las otras mesuras d’aplicación.
2.- D’acuerdo igualmente con la normativa específica que le es’d aplicación y según
que se prevé expresamente a los artículos ……… del Convenio-marco de coordinación y
colaboración en materia de seguridad pública y policía entre el Ministerio del Interior y
l’Ayuntamiento de Zaragoza, la intervención y, si’s *escau, la recepción o la formulación de
denuncias de hechos concretos que supongan incumplimientos de la normativa municipal es
un servicio’d actuación conjunta, y por lo tanto, además de la Policía Local de Zaragoza,,
también colaborará en estas funciones en los términos establecidos en’l mencionado Convenio
la Policía Nacional
3.-A los efectos señalados en’l apartado anterior, y d’acuerdo con’l establecido a
l’artículo …. de l’mencionado Convenio-marco, l’Ayuntamiento fijará los criterios generales a
seguir por ambos cuerpos policiales, en función de qué sean las infracciones administrativas a
sancionar.
En todo caso, l’Ayuntamiento, a través de los diversos instrumentos y órganos de
coordinación y colaboración establecidos a l’efecto, pondrá todos los medios que estén a su
alcance por tal’d asegurar que l’actuación de los dos cuerpos policiales en el cumplimiento
d’esta Ordenanza se haga con la máxima coordinación y eficacia posible.
4. Se podrá crear una unidad específica de la Policía Local por garantizar la convivencia a
la ciudad.
Artículo 50 Deber de colaboración ciudadana en el cumplimiento de l’Ordenanza
1. Todas las personas que residan o se encuentren en Zaragoza tienen’l obligación de
colaborar con las autoridades municipales o sus agentes en la persecución y l’erradicación de las
conductas que alteren, perturben o lesionen la convivencia o el civismo a la ciudad y, en general,
en las tareas de control, investigación y denuncia en estos ámbitos.
A efectos de l’establecido a l’apartado anterior, l’Ayuntamiento de Zaragoza pondrá los
medios necesarios por tal de facilitar que, en cumplimiento de su deber de colaboración, cualquier
persona pueda poner en conocimiento de las autoridades municipales los hechos que hayan
conocido que sean contrarios a la convivencia o al civismo.
2. D’acuerdo con el que se prevé a la Ley Orgánica 1/1996, de Protección del Menor,
todos los ciudadanos tienen el deber de comunicar a las autoridades o agentes más próximos
cualquier situación que detecten de riesgo o desampara d’un menor. Asimismo, todos los
ciudadanos que tengan conocimiento que un menor no está escolarizado o no asiste al centro
escolar de manera habitual, tienen que ponerlo en conocimiento de los agentes más próximos o
de’l autoridad competente, a efectos que s’adopten las medidas pertinentes.
Artículo 51 Conductos *obstruccionistes a las tareas de control, investigación o sanción en los
ámbitos de la convivencia y el civismo
En los ámbitos de la convivencia y el civismo, restan prohibidas las conductas siguientes:
a)La negativa o la resistencia a las tareas d’inspección o control de
l’Ayuntamiento.
b)La negativa o la resistencia a suministrar datos o facilitar la información
requerida por los funcionarios *actuants en cumplimiento de sus funciones.
c)Suministrar a los funcionarios *actuants, en cumplimiento de sus tareas
d’inspección, control o sanción, información o documentación falsa, inexacta, incompleta
o que induzca a error de manera explícita o implícita.
d)L’incumplimientos de las órdenes o los requerimientos específicos formulados
por las autoridades municipales o sus agentes.
CAPÍTULO SEGUNDO: PROCEDIMIENTO SANCIONADOR
Artículo 52.- Procedimiento
1.La tramitación y resolución del procedimiento sancionador, así como la prescripción de
las infracciones y de las sanciones y de la caducidad del procedimiento, se ajustará a lo establecido
en la normativa general sobre el ejercicio de la potestad sancionadora .
De acuerdo con ello, se tramitará el oportuno expediente, con separación de las fases de
instrucción y resolución.
2. Será competente para resolver el Teniente de Alcalde del Área que por razón de la
materia corresponda, por delegación de la Junta de Gobierno Local, según lo dispueesto en la Ley
Reguladora de las Bases del Régimen Local.
3.-En la tramitación del expediente sancionador, y en el caso de animales, el Ayuntamiento
podrá retener y realojar en sitio adecuado a los animales objeto de dicho expediente, mediante los
servicios competentes y a cargo del dueño o poseedor del mismo, cuando haya un riesgo para la
salud pública, para la seguridad de las personas y/o de los propios animales y cuando haya
constatación de infracción de las disposiciones de esta Ordenanza. La retención tiene un carácter
preventivo hasta la resolución del expediente sancionador, a la vista del cual se devolverá al
propietario/a una vez se subsane las deficiencias detectadas, si así se determinaran.
Artículo 53.- Denuncias de los ciudadanos
1.Sin perjuicio de la existencia de otros interesados aparte del presunto infractor,
cualquier persona, en cumplimiento de la obligación establecida al artículo 50 puede presentar
denuncias por poner en conocimiento del Ayuntamiento la existencia de un determinado hecho
que pueda ser constitutivo d’una infracción del establecido en esta Ordenanza.
2. Las denuncias habrán de expresar la identidad de la persona o personas que las
presentan, el relato de los hechos que pudieran constituir infracción, la fecha de su comisión y,
cuando sea posible, la identificación de los las personas presuntamente responsables.
3. Cuando la denuncia vaya acompañada de una solicitud de iniciación del procedimiento
sancionador, el Ayuntamiento tendrá que comunicar al denunciando la iniciación o no del
mencionado procedimiento y, en su caso, la resolución que recaiga.
4.-Previa ponderación del riesgo por la naturaleza de la infracción denunciada, l’instructor
podrá declarar confidenciales las señas personales del denunciante, todo garantizando l’anonimato
d’este en el transcurso de la tramitación de l’expediente administrativo. Esta confidencialidad
será declarada en todo caso cuando lo solicite el denunciante.
Artículo 54.- Elementos probatorios de los agentes de la autoridad
1.En los procedimientos sancionadores que se instruyan en aplicación de esta Ordenanza,
los hechos constatados por agentes de la autoridad tienen valor probatorio, sin perjuicio d’otras
pruebas que puedan aportar los interesados.
2.A los expedientes sancionadores que se instruyan, y con los requisitos que correspondan
de acuerdo con la legislación vigente, se podrán incorporar imágenes de los hechos denunciados,
ya sea en fotografía, filmación digital u otros medios tecnológicos, que permitan acreditar los
hechos recogidos a la denuncia formulada. En todo caso, la utilización de *videocàmares
requerirá, si se tercia, las autorizaciones previstas en la legislación aplicable, así como su uso de
acuerdo con el principio de proporcionalidad.
CAPÍTULO TERCERO: INFRACCIONES
Artículo 55.- Infracciones muy graves
Son infracciones muy graves a lo dispuesto en esta ordenanza:
…………………..
Artículo 56.- Infracciones graves
Son infracciones graves a lo dispuesto en esta ordenanza:
……………………
Artículo 57.- Infracciones leves
Tienen la consideración de infracciones leves todos aquellos incumplimientos de los
preceptos de esta ordenanza que no se encuentren tipificadas como muy graves o graves en los dos
artículos precedentes.
CAPÍTULO CUARTO: SANCIONES
Artículo 58.- Sanciones
Las sanciones derivadas de las infracciones administrativas a esta ordenanza tendrán la
naturaleza de multa y se impondrán de acuerdo con la siguiente escala:
1. Las infracciones leves serán sancionadas con multa de 30 € hasta 750 €.
2. Las infracciones graves serán sancionadas con multa de 750,01 hasta 1.500 €.
3. Las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 1.500,01 hasta 3.000 €.
Artículo 59.- Graduación
La imposición de las sanciones previstas en esta Ordenanza se guiarán por’l aplicación del
principio de proporcionalidad y, en todo caso, se tendrán en cuenta los criterios de graduación
siguientes:
La gravedad de la infracción.
L’existencia d’intencionalidad.
La naturaleza de los perjuicios causados.
La *reincidència.
La reiteración.
S’entiende que hay *reincidència cuando s’ha cometido en el plazo d’un año más d’una infracción
d’esta Ordenanza y ha sido declarado por resolución firme. Hay reiteración cuando el
procedimiento sancionador s’ha incoado por’más d un acto u omisión tipificadostipifícados como
infracciones por esta Ordenanza, cuando s’están instruyendo otros procedimientos sancionadores o
cuando la persona responsable ya ha sido sancionada por infracciones d’esta Ordenanza.
En la fijación de las sanciones de multa se tendrá en cuenta que, en todo caso, la comisión de la
infracción no resulte más beneficiosa para la persona infractora que el cumplimiento de las normas
infringidas.
Cuando, según el previsto en la presente Ordenanza, s’impongan sanciones no pecuniarias, la
determinación de su contenido y duración se hará, también, teniendo en cuenta el principio de
proporcionalidad y los criterios enunciados en los párrafos anteriores.
Artículo 60.- Concurrencia
1.Incoado un procedimiento sancionador por dos o más infracciones entre las cuales haya
relación de causa a efecto, s’impondrá sólo la sanción que resulte más elevada.
2.-Cuando no se dé la relación de causa a efecto a la que se refiere l’apartado anterior, a
los responsables de dos o más infracciones se’*ls impondrán las sanciones correspondientes a
cada una de las infracciones cometidas a no ser que s’aprecie identidad de sujetos, hechos y
fundamentos. En este último supuesto s’aplicará el régimen que sancione con mayor intensidad,
gravedad o severidad la conducta de la que se trate.
3.- No obstante, será de aplicación el régimen de infracción continuada en los términos
establecidos por la legislación.
Artículo 61.- Rebaja en la cuantía por pago inmediato
Las personas denunciadas pueden asumir su culpabilidad y conformidad mediante el pago
de las sanciones de multa, con una reducción del 50% del importe máximo de la sanción si el
pago se hace efectivo antes del inicio del procedimiento sancionador, o con un reducción del 30%
del importe de la sanción que aparezca en el pliegue de cargos o la propuesta de resolución si el
pago se hace efectivo antes de la resolución.
Artículo 62.- Sustitución de la multa por otras medidas
1. Con el fin de reparar en la medida de lo posible los daños causados como consecuencia
de una conducta incívica el infractor, con carácter previo a la adopción de la resolución
sancionadora que proceda, podrá solicitar la sustitución de la sanción que pudiera
imponerse y, en su caso, del importe de la reparación debida al Ayuntamiento por la
realización de trabajos o labores para la comunidad, de naturaleza y alcance adecuados
y proporcionados a la gravedad de la infracción.
En el caso de infracciones cometidas por menores de edad, el órgano instructor del
procedimiento informará de oficio sobre esta posibilidad a los padres o tutores.
2. La petición del expedientado interrumpirá el plazo para resolver el expediente.
3. Si la Administración Municipal aceptare la petición del expedientado se finalizará el
expediente sancionador por terminación convencional, sin que la realización de los trabajos que se
establezcan sea considerada sanción ni suponga vinculación laboral alguna con el Ayuntamiento.
En este caso los posibles gastos que se puedan ocasionar por la realización de dichos
trabajos, incluidos los de Seguridad Social o seguros de accidentes, correrán a cargo del
expedientado.
4.- Las sanciones leves podrán ser sustituidas por la asistencia a charlas y/o cursos
relacionados con la convivencia ciudadana y actuaciones comunitarias sociales. En las sanciones
graves y muy graves, por la asistencia a estas charlas o cursos, se podrá atemperar la multa hasta el
mínimo de ésta e incluso imponer el grado inferior, en este caso el límite de rebaja de la multa no
podrá llegar a la mitad de la cantidad del grado inferior, pero nunca sustituir dichas sanciones.
Artículo 63.-- Medidas de carácter social
1.Cuando el presunto responsable de l’incumplimiento de l’Ordenanza sea indigente o
presente otras carencias o necesitados d’asistencia social o de atención médica especiales o
urgentes, los agentes de l’autoridad que intervengan lo informarán de la posibilidad de acudir a
los servicios sociales o médicos correspondientes y del lugar concreto dónde lo pueden hacerlo.
En aquellos casos especialmente graves o urgentes, o en las que concurran otras circunstancias
específicas que lo hagan aconsejable, y a’l único objeto que la persona pueda recibir efectivamente
y lo antes posible la asistencia social o atención médica requerida, los agentes de la autoridad
podrán conducirlo a los mencionados servicios.
2.Asimismo, siempre que esto sea posible, los agentes de l’autoridad intentarán contactar
con la familia de la persona afectada por informarla de la situación y circunstancias en la cual ha
sido encontrada en’l espacio público.
3.Inmediatamente tras haber practicado estas diligencias, los agentes informarán a los
servicios municipales correspondientes, a fin de que estos adopten las medidas oportunas y, si se
tercia, hagan el seguimiento o, en su caso, pongan el asunto en conocimiento de la autoridad o
administración competente.
Artículo 64.- Medidas específicas a aplicar en el supuesto de que las personas infractoras sean
no residentes al término municipal de Zaragoza
Las personas infractoras no residentes al término municipal de Zaragoza que asuman de
entrada su culpabilidad podrán hacer efectivas inmediatamente, d’acuerdo con aquello que se
prevé a l’apartado 2 de l’artículo 87, las sanciones de multa por’l importe mínimo que
estuviera establecido en esta Ordenanza.
Las personas denunciadas no residentes al término municipal de Zaragoza habrán de
comunicar y acreditar al agente de la autoridad denunciando, a los efectos de notificación, su
identificación personal y domicilio habitual, y, si se tercia, el lugar y l’dirige d’dónde s’están
alojados en la ciudad. Los agentes de l’autoridad podrán comprobar en todo momento si la
dirección proporcionada por la persona infractora es la correcta.
En el supuesto de que esta identificación no fuera posible o no fuera correcta la localización
proporcionada, los agentes de la autoridad, a este objeto, podrán requerir a la persona
infractora que los acompañe a dependencias próximas, en los términos y circunstancias
*previstos a l’apartado 4 del artículo 94 de esta Ordenanza.
3. La persona infractora no acredite su residencia habitual en territorio español, l’agente que
formule la denuncia ofrecerá la posibilidad de hacer inmediatamente efectiva la sanción, en
los términos *previstos a l’apartado 1. Si la sanción no fuera satisfecha, l’órgano competente,
mediante acuerdo motivado, adoptará inmediatamente como medida cautelar l’ingreso d’una
cantidad económica que represente el mínimo de la sanción económica prevista. Esta medida
provisional será notificada con carácter urgente a la dirección dónde aquella persona esté
alojada en la ciudad o a la localidad correspondiente. En el supuesto que no se proceda a
l’ingreso d’esta cantidad, se l’advertirá que podría incurrir en responsabilidad penal.
En el supuesto de que las personas denunciadas no residentes al término municipal de Zaragoza
sean extranjeras y no satisfagan la sanción en los términos descritos a l’apartado anterior, una
vez haya finalizado el procedimiento mediante resolución se comunicará a la Embajada o
Consolado correspondiente y a la Delegación del Gobierno la infracción, la identidad de la
persona infractora y la sanción que recaiga, a los efectos oportunos.
Asimismo, l’Ayuntamiento de Zaragoza comunicará periódicamente a todos los
establecimientos hoteleros, pensiones, residencias, albergues o similares un listado de todas
aquellas personas que hayan sido sancionadas por incumplimiento de esta Ordenanza y no
hayan hecho efectivo el pago de la multa impuesta, a efectos que, en el futuro, puedan ejercer
su derecho d’admisión o, en su caso, cuando la persona vuelva en otra ocasión a alojarse al
mismo establecimiento, puedan comunicar a l’Ayuntamiento su presencia por tal que este
adopte las medidas oportunas a fino’d intentar hacer efectiva la sanción pendiente de cobro.
L’Ayuntamientos propondrá a las autoridades competentes aquellas modificaciones de la
normativa vigente que tiendan a facilitar y mejorar l’efectividad de las sanciones que
s’impongan a los no residentes a la ciudad.
D’acuerdo con los artículos 106.3 de la Ley 7/1985, de 2 d’abril, reguladora de las Bases de
Régimen Local, y 8.3 del Real decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, de Texto Refundido
de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, las actuaciones en materia de recaudación
ejecutiva de los ingresos de derecho público procedente de las sanciones previstas en la
presente Ordenanza, y que s’hayan’d efectuar fuera del término municipal de Zaragoza, se
regirán por el Convenio subscrito con la Administración tributaria sobre esta materia.
Artículo 65.- Apreciación de infracción penal
1.Cuando las conductas a que se refiere esta Ordenanza pudieran constituir infracción
penal, se remitirán al Ministerio Fiscal o a’l autoridad judicial que corresponda los antecedentes
necesarios de las actuaciones practicadas.
2.En el caso d’identidad de fundamento de las conductas ilícitas, la incoación de un
proceso penal no impedirá la tramitación de expedientes sancionadores por los mismos hechos,
pero la resolución definitiva del expediente sólo podrá producirse cuando sea firme la resolución
recaída en el ámbito penal, restante hasta entonces interrumpido el plazo de prescripción. Los
hechos declarados probados en vía judicial vincularán la autoridad competente por imponer la
sanción administrativa.
3.La condena o l’absolución penal de los hechos no impedirá la sanción administrativa, si
se aprecia diversidad de fundamento.
4.Las medidas provisionales adoptadas en el procedimiento administrativo sancionador
antes de la intervención judicial podrán mantenerse en vigor mientras no recaiga pronunciamiento
expreso al respecto de las autoridades judiciales.
CAPÍTULO QUINTO: MEDIDAS CAUTELARES Y EJECUTIVAS
Artículo 66.- Medidas de policía administrativa
1.L’Alcalde puede dictar las órdenes singulares o nominativas y las disposiciones
especiales que s’*escaiguin sobre comportamiento de la vía pública o el comportamiento de los
ciudadanos, por tal de hacer cumplir la normativa en materia de convivencia y de civismo.
2.Sin perjuicio de la imposición de la sanción que en su caso corresponda, el Alcalde
podrá también requerir a las personas que sean encuentros responsable de alguna de las conductas
descritas en esta Ordenanza a que se abstenga en el futuro a realizar actuaciones similares dentro
del término municipal.
3.L’incumplimientos de las órdenes, disposiciones o requerimientos a qué se ha hecha
mención en los apartados 1 y 2 d’este artículo será sancionado en los términos *previstos en esta
Ordenanza, sin perjuicio que se pueda iniciar procedimiento penal por causa de desobediencia.
Artículo 67.- Medidas de policía administrativa directa
1.Los agentes de la autoridad exigirán en todo momento el cumplimiento inmediato de las
disposiciones previstas en esta Ordenanza, y, sin perjuicio de proceder a denunciar aquellas
conductas antijurídicas, podrán requerir verbalmente a las personas que no respeten las normas a
cesar en su actitud o comportamiento, advirtiéndolos que en caso de resistencia pueden incurrir en
responsabilidad criminal por desobediencia.
2.Cuando la infracción cometida provoque, además’d una perturbación de la convivencia
y el civismo, un deterioro de l’espacio público se requerirá a su causante a que proceda a su
reparación, restauración o limpieza inmediatas, cuando sea posible.
3.En caso de resistencia a estos requerimientos, y sin perjuicio del que se dispone a
l’apartado 1 d’este artículo, las personas infractoras podrán ser desalojadas, cumpliendo en todo
caso con el principio de proporcionalidad.
4.A efectos de poder incoar el correspondiente procedimiento sancionador, los agentes de
la autoridad requerirán a la persona presuntamente responsable que se identifique.
En conformidad con aquello que se dispone al artículo 20 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de
febrero, de Protección de la Seguridad Ciudadana, si la persona que ha cometido una infracción
no pudiera ser identificada, los agentes de la autoridad, podrán requerirla porque, a l’objeto de
iniciar l’expediente sancionador de la infracción cometida, los acompañe a dependencias
próximas que cuenten con medios adecuados por realizar las diligencias de identificación, a estos
únicos efectos y por el tiempo imprescindible, informando la persona infractora de los motivos del
requerimiento d’acompañamiento.
5 . En todo caso, y al margen de la sanción que corresponda imponer por la infracción de
las normas que hayan originado la intervención o requerimiento de los agentes de la autoridad las
conductas *obstruccionistes tipificadas en las letras b) y c) del artículo 51 constituyen una
infracción independiente, sancionadas d’acuerdo con lo dispuesto en el capítulo tercero, salvo que
el hecho sea constitutivo de responsabilidad criminal, en el cual caso se pasará el tanto de culpa al
Ministerio Fiscal.
Artículo 68.- Medidas cautelares
1.Iniciado el expediente sancionador, mediante acuerdo motivado, se podrán adoptar las
medidas provisionales imprescindibles para el normal desarrollo del procedimiento, por evitar la
comisión de nuevas infracciones o por asegurar el cumplimiento de la sanción que pudiera
imponerse. Estas medidas podrán consistir en cualquiera de las previstas en la normativa general y
sectorial aplicable en cada caso, y habrán de ser proporcionadas a la naturaleza y la gravedad de
la infracción.
2.Cuando la Ley así lo prevea, las medidas provisionales se podrán adoptar también con
anterioridad a la iniciación de l’expediente sancionador.
En materia de medidas provisionales en los casos d’infracciones cometidas por ciudadanos
extranjeros no residentes en el territorio español, s’habrán de tener en cuenta las disposiciones
especiales de procedimiento previstas a l’artículo 78.3 d’esta Ordenanza.
Artículo 69.- *Comisos
1.Además de los supuestos en que así se prevé expresamente en esta Ordenanza, los agentes
de la autoridad podrán, en todo caso, *comisar los enseres y el género objeto de la infracción o
que sirvieran, directa o indirectamente, para la comisión d’aquella, así como el dinero, frutos o
productos obtenidos con la actividad infractora, los cuales quedarán bajo la custodia municipal
mientras sea necesario para la tramitación del procedimiento sancionador o, a carencia de este,
mientras perduren las circunstancias que motivaron el comiso.
2.Los gastos ocasionados por el comiso serán con cargo al causante de las circunstancias
que l’han determinado.
3.Si se trata de bienes fungibles, se los destruirá o les dará el destino que sea adecuado.
Artículo 70.- Reparación de daños
La imposición de las sanciones que correspondan por el incumplimiento de esta Ordenanza no
exonera la persona infractora de l’obligación de reparar los daños causados, a no ser que esta se
sustituya por trabajos en beneficio de la comunidad, d’acuerdo con’l artículo 62.
. A los efectos del establecido al apartado anterior, cuando se *escaigui, la Administración
municipal tramitará por la vía de ejecución subsidiaria la obligación de resarcimiento que proceda.